Parashá: Bo (10:1 – 13:16)


Esta Parashá nos conduce hasta el corazón de las tinieblas. Comienza con la octava plaga, donde langostas cubren de oscuridad la tierra. Luego directamente todo Egipto es devorado por una oscuridad completa (Éxodo 10:15), Joshej afeila, una gruesa oscuridad, donde nadie podía ver a su semejante. Y por ultimo en medio de la noche la más terrible de todas las plagas, el dolor de la perdida se extendió sobre todos y cada uno de los hogares de Egipto. Y es así como luego de esto, el faraón llama a Moshé en medio de la noche para comunicarle que su Pueblo podía dejar Egipto.

Si leemos la Torá no solo como un libro de historia (o de historias) tal vez nos podrá ayudar a descubrir que toda noche lleva con ella la posibilidad de un nuevo día. No por nada cada día hebreo comienza por la noche. No por nada en la tfilá de la mañana, luego del Barjú, reconocemos que D´s es el creador de todas las cosas, tanto de la luz como de la oscuridad.

Una tremenda oscuridad está azotando a nuestra sociedad con emergentes cada vez más serios y dolorosos. ¿Cuándo será el momento de comenzar a ver la luz? Dependerá de nuestra sociedad como conjunto.

Toda noche trae tras si un nuevo día, pero si esperamos que la luz salga por sí sola, la noche será demasiado larga y como en Egipto, el costo, demasiado alto…

Shabat Shalom
Alex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *