BlogParasheandoTemplo

Parasheando: Ki Tetzé

“Cuando salgas a la guerra contra tus adversarios…” (Devarim 20:10)

Al descifrar el significado del llamado a la violencia y la guerra, es interesante citar al Sefat Emet, quien entendió la frase inicial de la parashá como refiriéndose a las luchas diarias que enfrentamos en la vida. Nos cuenta además que: “En todo hay un punto de divinidad, pero es secreto y oculto; durante los días de la semana estamos inmersos en una batalla y luchamos por encontrar ese punto …”

En este sentido, esta afirmación de nuestra lectura nos lleva a considerar el aspecto “secreto y oculto” de lo Divino: “Se te ha demostrado claramente que el Eterno solo es D’s, no hay nadie más [ein od milvado] “(Devarim 4:35). Ein od milvado – no hay nadie más [además de D’s]. Nuestras experiencias en el mundo están dictadas por la relación delicada entre lo que entendemos como nuestra existencia física y lo que a veces describimos como alma o espíritu. Es como si nuestras existencias fueran duales: físicas y espirituales, mundanas y sagradas, puras e impuras.

Pero quizás podríamos reinterpretar la frase ein od, “no hay ninguno”, como “no hay nada”. No hay nada además de esta Fuente Única de energía y significado. Quizás solo somos parte de la historia. Tal vez este sentido de Existencia que trasciende nuestra comprensión humana del mundo es bastante no dual. Entendemos que el mundo está dividido porque nuestra cognición es limitada; es imposible que un ser finito comprenda el Ser infinito. ¿Qué hay más allá de este hermoso pero misterioso océano que solo podemos mirar desde las costas de lo conocido? ¿Qué es esto desconocido de lo que todos somos parte?

El Zohar describe Ein Sof, esta Fuente de energía sin fin, como la energía “que llena todos los mundos”, y  “que rodea a todos los mundos”. Esto significa que la energía está a nuestro alrededor y dentro de nosotros. Todo es parte de este sistema hermoso e inspirador que nos prescribe como una parte de esta energía cosmológica que lo abarca todo. Todos luchamos, y nuestras luchas son internas y externas, tal como lo es esta Energía Sin Fin. Tal vez luchar es una consecuencia de ser humano. Pero lo más importante es que los humanos somos capaces de enfrentar las luchas, contemplar toda esta energía que nos rodea y llenarnos de nosotros, y con suerte crecer a partir de nuestras experiencias, especialmente las luchas.

Shabat Shalom

Sem. Eliahu Carvajal